jueves, 13 de agosto de 2015

Emprendedores: los que dejan su carrera corporativa para armar su propio negocio

¿Cuáles son las principales razones para que un gerente o director elija quedarse en una corporación, y cuáles para que opte por decidirse a desarrollar un emprendimiento independiente?

A fines del siglo XIX el sociólogo francés Gustave Le Bon, en su libro Psicología de las Masas, afirmaba que en la sociedad occidental existían dos grandes masas artificiales: la Iglesia y el Ejército. Y que ambas se caracterizaban por las jerarquías, ciertos valores compartidos y reglas muy claras de funcionamiento, y de relación entre las personas. 

Podría decirse que este pensador consideró sólo estas dos formas de organización ya que las corporaciones aun no existían. Hoy vemos que las grandes empresas han diseñado su estructura y dinámica adquiriendo rasgos tanto de la Iglesia como del Ejército: las jerarquías, los modos de liderazgo, la visión compartida.

Esto genera un fuerte sentimiento de pertenencia y contención, y un sistema de certezas que acompaña y brinda seguridad e identidad. Sé quién soy, cuales son las reglas, a quién respondo y adónde aspiro llegar. 

En contrapartida están las motivaciones que llevan a una persona a buscar un nuevo destino. A veces por la falta de reconocimiento, la vivencia de pérdida del sentido de su vida o el agotamiento por estrés.

Más en: http://www.elpuntodeequilibrio.com/Articulo/Vista/Emprendedores+los+que+dejan+su+carrera+corporativa+para+armar+su+propio+negocio

martes, 4 de agosto de 2015

El rol de las emociones en las decisiones estratégicas

Compartimos un artículo interesante publicado en la revista La Nación del domingo 02/08:

"...la presencia de las emociones pero como fuerza motivadora tiene profundas implicancias en el planeamiento estratégico y la implementación posterior. Muchos hemos experimentado tener un jefe, u otro, que te diga qué hacer versus la muy diferente situación que es sentir la química interna, traducida como una gran energía, cuando lo que hay que hacer es decidido por nosotros mismos. Fijate cómo el verbo sentir es el mejor, o a veces incluso el único para describir este tipo de situaciones.
Hoy la ciencia, bajo el paraguas del neuroliderazgo, nos muestra que las emociones dejan de ser losoft o el ruido a la hora de tomar decisiones estratégicas y pasan a ser la señal necesaria. ¿Se podrá entrenar?"

¿Por qué es más fácil conseguir un nuevo trabajo a través de simples conocidos que de tus personas de confianza?

Entre las variadas experiencias que se han realizado con redes complejas, un ejemplo de la importancia de los lazos débiles en la vida cotidiana es el funcionamiento de estos en la búsqueda laboral.

Grannovetter muestra cómo para conseguir un nuevo empleo es mucho más eficaz recurrir a los lazos débiles que configuran nuestras redes personales, ya que los lazos fuertes comparten entre ellos tantos conocidos y espacios, que forman los llamados clusters o racimos. Si bien los clusters dan consistencia a nuestros círculos de intereses comunes, no nos aportan demasiadas oportunidades novedosas.

En el funcionamiento mental, los sistemas de ideas altamente consistentes también operan como clusters, consolidando excesivamente los lazos fuertes e impidiendo la apertura tanto hacia las nuevas ideas como hacia las nuevas relaciones.
Cuando le preguntaron a Neil de Grasse Tyson, el astrofísico más prestigioso del momento, respecto del antagonismo entre ciencia y religión respondió: “La cuestión no es religión versus ciencia, sino ideas versus dogmas de cualquier tipo, sean religiosos o políticos”.

Por otra parte, se descubrió que el cerebro humano también responde a una dinámica de redes complejas, con neuronas conectadas por lazos fuertes y predecibles que siguen una secuencia lógica, y otros débiles y azarosos, que funcionarían como atajos. Los lazos fuertes dan lugar al Pensamiento Lineal y los débiles al Pensamiento Intuitivo.
En el esquema psicoanalítico de la mente, el entramado de estos dos modos daría lugar a la intuición, el sentido del humor y la creatividad.

Barabasi también desarrolla el concepto de redes scale free, que son aquellas en las que determinados nodos centralizan una gran cantidad de conexiones. Son los llamados hubs, los nodos más atractivos, en torno a los cuales se agrupan los demás nodos. En los grupos y redes sociales, por ejemplo, los líderes funcionan como hubs, atrayendo hacia sí innumerables conexiones por su capacidad, prestigio o carisma.

En su libro The Tipping Point (La Clave del Éxito), Malcolm Gladwell, que escribe sobre ciencia para el New Yorker, describe tres tipos de hubs en las comunidades: los vendedores natos, carismáticos y convincentes, que contagian entusiasmo; los conectores, que conectan a las personas de diferentes mundos; los mavens o enterados, que comparten información y conocimientos.

Así como las personas lineales tienden a acaparar la información valiosa o atesorar sus contactos influyentes, estos agentes multiplicadores,  facilitan la interconectividad entre los otros miembros de la red.

Por eso, las personas más aptas para generar conectividad son aquellas que desarrollan diversos talentos, intereses y experiencias en variados ámbitos. Ellos crean redes más vitales, expansivas y potentes proponiéndose como hubs, aportando conocimientos, ideas y conexiones.

Gladwell también define tres factores esenciales para la propagación de un producto, un proyecto, un sistema de valores: una idea potente en su esencia pero sencilla en su expresión, un contexto preparado para recibirla y la presencia de los agentes propagadores. Convincentes, “celestinos” y enterados serían así los “polinizadores” de las redes sociales en la web y las comunidades.

Extraído del libro "Pensamiento en Red. Conectando ideas, personas y proyectos." Año 2014. Sonia Abadi



LA CIENCIA DE LAS REDES

Todos los sistemas vivos se comportan como redes complejas: las neuronas en el cerebro, las ideas en la mente, los vínculos entre las personas, las relaciones en las organizaciones, las conexiones en las comunidades.
Estas redes complejas están configuradas por múltiples nodos unidos entre sí por lazos fuertes, ordenados y predecibles y otros lazos débiles, informales y azarosos. Además existen nodos llamados hubs que concentran y distribuyen las mayores densidades de lazos o conexiones.

Este conocimiento reciente e innovador se instrumenta en múltiples áreas. Pero lo más revelador es que se puede aplicar al estudio de los procesos de pensamiento y nos brinda elementos para comprender el funcionamiento creativo individual y grupal, y reconocer sus bloqueos y limitaciones.

En una red viva los lazos fuertes generan orden, coordinación de esfuerzos, consistencia y confianza. Por su parte los lazos débiles activan mayor densidad, dinamismo, diversidad y expansión.

En un individuo, un grupo o una comunidad se hace esencial integrar ambos tipos de lazos. Los lazos fuertes expresan identidad, pertenencia, experiencia y tradición. Los lazos débiles representan diversidad, apertura, audacia, innovación.

Llevado al funcionamiento mental, podríamos decir que una mente curiosa y preparada, con amplitud de intereses, necesitará de apenas unas pocas operaciones mentales para generar resultados originales.

Y en un grupo de trabajo, las afinidades informales entre las personas, servirían de atajo para agilizar la circulación tanto de la información como de la innovación.

El sociólogo Mark Grannovetter estudió, algunos años antes, la función esencial que cumplen los lazos habitualmente considerados débiles en la conectividad total de una red. Los lazos débiles son aquellos que conectan puntos que tienen “poco que ver” entre sí, los que tienen vínculos distantes, indirectos o aparentemente poco significativos.


En la vida de relación los lazos fuertes son los que nos unen a personas muy cercanas, como nuestra familia y nuestros amigos más próximos. Lazos débiles son aquellos circunstanciales que generamos en un viaje, un curso, un encuentro casual. Este autor destacó la importancia de estos lazos débiles en nuestra vida social y laboral. Claro que los lazos sociales débiles carecen de valor cuando no están acompañados de otros lazos fuertes: afectos, amistades, vínculos estrechos. De nuevo, los lazos fuertes le dan consistencia a nuestra red y los débiles expansión.

Extraido del libro "Pensamiento en Red. Conectando ideas, personas y proyectos." Sonia Abadi